Desde las mujeres que ostentaron el trono en sus diferentes países, pasando por las Onna Bugeisha – mujeres samurái- hasta las más brillantes escritoras y matemáticas, las mujeres del continente asiático marcaron verdaderos hitos.

Hemos hecho una selección de 9 mujeres que marcaron un antes y un después en la historia, rompiendo los estereotipos establecidos. Mujeres que lucharon, se rebelaron, escribieron algunos de los más importantes textos conservados y/o contribuyeron a la ciencia con sus revolucionarios descubrimientos.

1 Wu Zeitan

Wu Zeitan

Primera mujer en ocupar el trono imperial chino, llegando a proclamar incluso su propia dinastía.

Nació en el año 625 y viviría hasta los 80 años, un auténtico logro para la época. El final de sus días estuvo marcado por momentos convulsos, pues su gobierno sufrió un golpe de Estado que precipitó su muerte.

El mandato de Wu se caracterizó por su bondad, apertura y simpatía hacia el humanismo. En este sentido, reemplazó a los aristócratas que integraban el gobierno por intelectuales. Además, rebajó los impuestos y trató respetuosamente y con justicia a los campesinos, a los que también benefició potenciando las actividades agrícolas. Wu también centró su atención en mejorar la consideración social de las mujeres.

2 Muraski Shikibu

Muraski Shikibu

Muraski Shikibu es la escritora a la que se le atribuye la creación de la primera novela moderna del mundo.

Fue cortesana durante el periodo Heian, último periodo de la historia clásica japonesa. Heredó su amor por la literatura de la mano de su padre. De la imaginación de Muraski, brotaron importantes obras poéticas, un diario personal y la que constituye su obra magna: Genji monogatari (La historia de Genji), considerada un pilar fundamental de la cultura japonesa y la primera novela moderna de la historia.

Al parecer, el nombre Muraski Shikibu era un pseudónimo, como era costumbre en el Japón de la época. Sin embargo, la escritora fue ampliamente reconocida por sus contemporáneos y, especialmente, entre los círculos de la nobleza, los cuales le abrieron las puertas de la corte imperial.

La imagen se corresponde con la bella escultura ubicada en Kioto, Japón, en honor a tan apreciada y talentosa escritora.

3 Myeongseong

Myeongseong

Emperatriz de Corea, gracias a la cual el país vivió un momento de apertura hacia las nuevas tecnologías que provenían de Occidente.

Durante su mandato fue conocida como la reina Min, y se caracterizó por un absoluto compromiso en el gobierno de Corea. Como hemos mencionado, el país abrió sus puertas y empezó a establecer relaciones comerciales con los occidentales. La reina impulsó la educación en inglés en las escuelas coreanas y, además, pese a profesar la fe budista, permitió la entrada de misioneros cristianos.

La reina Min es considerada mártir del Japón imperial, pues murió asesinada a manos de hombres pertenecientes a la armada imperial de Gyeongbokgung. ¿La razón? La reina Min estableció muy buenas relaciones internacionales con países como Rusia y China, impidiendo que Corea cayese en manos de Japón. Tales movimientos entraban en confrontación con los deseos expansionistas japoneses, por lo que decidieron acabar con la vida de la reina.

4 Khotol Tsagaan

 Khotol Tsagaan

También conocida como Khutulun, fue una guerrera originaria de Mongolia e hija del que fuera el gobernante más poderos de todo Asia Central durante los siglos XIII-XIV, Kaidu.

Poco se sabe de ella más allá de su condición de guerrera, pues este aspecto eclipsó el resto. Fue una respetada amazona y una extraordinaria arquera. Descrita por el viajero Marco Polo, al parecer Khutulun tenían un aspecto imponente, fuerte y gozaba de buena estatura. Acompañó a su padre en numerosas campañas, convirtiéndose en su mejor general.

Khutulun falleció, al parecer, en extrañas circunstancias en el año 1306.

5 Sofía Kovalèvskaya

Sofía Kovalèvskaya

Fue una de las matemáticas rusas más sobresalientes de la historia. Nació un 15 de enero del año 1850. A sus 34 años se convirtió en la primera mujer catedrática en ciencias en Europa del Norte. El 10 de febrero del año 1981, en la cima de su prestigio internacional, muere a causa de la gripe.

Sus estudios e investigaciones contribuyeron al análisis, ecuaciones diferenciales y la física de los cuerpos en rotación. Su aportaciones más importantes y revolucionarias fueron: Sobre la teoría de ecuaciones en derivadas parciales; Suplementos y observaciones a las investigaciones de Laplace sobre la forma de los anillos de Saturno y Sobre la reducción de una determinada clase de integrales abelianas de tercer orden a las integrales elípticas.

La denominada “Peonza de Kovalevskaya” es usada como modelo para los anillos de Saturno y consiguió dar solución al problema de la rotación de un cuerpo sólido en torno a un punto.

6 Shin Saimdamng

 Shin Saimdamng

Sus extraordinarios valores como mujer y artista, le valieron el sobrenombre de Eojin Eomeoni, lo que significa Madre Sabia.

Creció y vivó durante la Dinastía Joseón (siglo XVI), el periodo más significativo de Corea, caracterizado por el esplendor cultural y social. Desde muy pequeña, Shin destacó por sus dotes artísticas, especialmente por su talento para la escritura, la pintura y el bordado. De los 9 hijos que tuvo, uno de ellos sobresalió por encima de todos, el futuro erudito y político confuciano Yi I.

Las obras pictóricas que nos legó Shin, nos demuestran su amor por la naturaleza, la cual observaba minuciosamente. Captó con extraordinario detalle la flora y la fauna, generalmente representadas con tinta y colores sobre papel. Muchas de sus obras se encuentran actualmente en el Museo Nacional de Corea.

7 Ding Ling

Ding Ling

Pseudónimo del que es su verdadero nombre, Jiang Bingzhi nació a comienzos del siglo XX en el seno de una familia acomodada de la provincia de Hunan.

Su espíritu revolucionario y concienciado con los derechos sociales, le condujeron a formar parte de la generación del Cuatro de Mayo de 1919, movimiento social chino promovido por estudiantes y académicos que luchaban por una sociedad más democrática, abierta, dejando en el pasado el antiguo modelo social y abrazando la doctrina marxista.

Ding Ling, además de ser una de las pocas mujeres que participó en dicho movimiento, destinó sus obras literarias a poner en evidencia el problema de la mujer y su papel en la sociedad china.

8 Ryu Gwanson

Ryu Gwanson

Conocida como “la Juana de Arco coreana”, Ryu Gwanson fue una mártir que luchó por la independencia de Corea.

Cuando tan solo era una estudiante de primero de secundaria, se unió al movimiento independentista que se enfrentaba a la, cada vez mayor, colonización nipona. El día 1 de abril de 1919 tuvo lugar una marcha pacífica por la liberación de Corea, pero la respuesta japonesa fue extremadamente dura y violenta. Disuadieron a los grupos de personas a cuchilladas y disparos. La joven Yu Gwan resultó gravemente herida.

Mientras agarraba con fuerza las manos de sus padres, que evitaban que los cuerpos policiales se la llevaran a prisión, los policías dispararon contra sus progenitores para poder llevársela. Tras un juicio, fue condenada a 3 años de cárcel, durante los cuales no dejó de gritar “Viva Corea” tras los barrotes de su celda.

Murió un 14 de octubre de 1920 como consecuencia de las sucesivas torturas que sufrió en el la cárcel. Contaba con tan solo 19 años

9 Masako Oho

Masako Oho

Onna -Bugeisha. Con este término se conocía a las mujeres guerreras de Japón, cuyas primeras noticias documentadas acerca de su existencia se remontan al siglo XII.

Masako Oho fue una de estas Onna -Bugeisha. Fue entrenada en el uso de varias armas, pero destacó por el uso de la naginata, una lanza de hoja curva típica de Japón. Masako se ganó el respeto, no sólo de sus compañeras samurái sino, también, de los hombres, convirtiéndose en la mujer más importante de esta casta guerrera. Además de su condición de samurái, Masako fue la primera mujer que ostentó el poder político en Japón.

Falleció a los 69 años de edad. Su magnanimidad como gobernante y su maestría como samurái quedaron plasmadas en la katana que se realizó expresamente en su honor y que lleva su nombre.