Los zumos envasados forman parte de la rutina de muchas personas, incluyendo entre ellas a niños. Es evidente que el sabor dulce y el aporte que pueden incluir de frutas convierte este tipo de bebidas en un refrigerio perfecto para múltiples ocasiones, desde desayunos hasta fiestas, incluyendo una bebida refrescante dulce y sin gas para cuando apetece algo más simple. No obstante, de un tiempo a esta parte se ha especulado mucho con respecto a cuán sanos son realmente los zumos de frutas envasados, ya que debido a la cantidad de azúcares y conservantes pueden convertirse más en un alimento a restringir que no en uno a beber a voluntad.

No cabe duda, no obstante, de que existen diferentes tipos de zumos envasados y no todos cuentan con una cantidad de azúcar elevada ni con conservantes que, además de modificar el sabor, pueden restar propiedades a las frutas empleadas. Es cuestión de saber buscar y saber en qué hay que fijarse para acertar con el zumo, y en este caso es también recomendable escuchar a la OCU, cuyas siglas responden a Organización de Consumidores y Usuarios, ya que, como veremos en este artículo, parte de su función es indicar a los usuarios cuáles son los mejores productos a consumir en algunos sectores, como es en este caso el de los zumos.

¿Qué es y para qué sirve la OCU?

La OCU es una organización española cuyas siglas corresponden, tal como hemos indicado antes, a Organización de Consumidores y Usuarios. Se trata de una asociación independiente que tiene como objetivo defender los derechos de los consumidores, y parte de esos derechos se centran en ofrecer información veraz sobre la calidad y la composición de los productos que se consumen, así como otros derechos relacionados con cómo proceder en caso de estafa o en caso de que un servicio o un producto resulte defectuoso. Ejerce, asimismo, como defensa del consumidor.

Parte de su misión radica en informarse sobre infinidad de sectores y productos específicos y reúnen la información pertinente, transparente y verídica para que el consumidor pueda tomar mejores decisiones en lo que respecta a su alimentación, entre otras cosas, pues los productos relacionados con la ingesta de alimentos o la salud requieren de una investigación exhaustiva a fin de garantizar que su consumo es seguro. Así, la OCU se encarga de facilitar datos, en este caso sobre los zumos envasados, que faciliten al consumidor conocer qué está comprando realmente y cuál puede ser la opción más inteligente a la hora de realizar una compra, ya sea porque los productos son de mejor calidad, porque su proceso de conservación es mejor o porque la relación calidad-precio es más ética.

Tipos de zumos envasados

No todos los zumos envasados se procesan igual, motivo por el cual hay diferentes tipos de zumos envasados en el mercado y su categorización dentro de la OCU, en lo que respecta a elegir el mejor producto para su consumo, no es idéntico. Los diferentes tipos de zumos envasados son:

  • Zumos NFC o 100% exprimidos. Las siglas NFC responden a “Not from concentrated”, lo que quiere decir que se trata de zumo 100% exprimido en contraposición al zumo a partir de concentrado, que explicaremos más adelante, y que seguramente has visto en numerosas ocasiones porque en los supermercados abundan los zumos a partir de concentrado. Los zumos NFC son zumos cuyo proceso de elaboración implica extraer el zumo de la fruta y luego conservarlo, sin tener que aplicar otras técnicas intermedias. Puedes obtener más información sobre este tipo de zumos en https://www.zuvamesa.com/es/zumos-nfc/, pues Zuvamesa es uno de los primeros productores de zumos NFC de naranja a nivel nacional e internacional.
  • Zumo a partir de concentrado. Para elaborar el zumo de fruta sa partir de concentrado, lo que se hace es exprimir la fruta y eliminan el agua hasta contar con una sustancia similar a un puré de frutas. Es esto último lo que conservan, y en el momento de su embotellamiento vuelven a mezclarlo con agua. En más de una ocasión, los fabricantes recurren también a la inclusión de la pulpa y de aromas externos para darle más sabor, así como a la adición de azúcar, motivo por el cual estos zumos no son los más sanos ni los más recomendados por la OCU.
  • Néctar de frutas. Muchas personas desconocen la verdadera diferencia entre un zumo de frutas y un néctar de frutas, por lo que siempre asumen que se trata del mismo producto y compran uno u otro sin distinción. No obstante, los néctares de frutas incluyen en su composición una mitad del zumo extraído y otra mitad de agua azucarada o edulcorada, por lo que no son los más recomendables y mucho menos para los niños, ya que su aporte en azúcares es muy superior a los de otros zumos de frutas.

En base a esta información, es de esperar que el zumo NFC o zumo 100% exprimido sea el favorito de la OCU y el que más recomienda, ya que su elaboración conserva las propiedades del zumo exprimido y no incluye azúcares añadidos más allá de los de la propia fruta. Son los más recomendables para incluir en la dieta de forma habitual y también la mejor opción para darle zumo envasado a los niños, ya que es el más saludable de los tipos de zumos existentes.

Cuáles son los beneficios del zumo NFC

En primer lugar, los zumos NFC conservan mucho mejor el sabor del zumo natural. Seguramente has probado zumos de naranja industriales cuyo sabor no se parece en nada al zumo de naranja que exprimes en tu casa, pero en el caso de los zumos NFC no es así, ya que se trata de bebidas extraídas 100% del zumo de la fruta, sin conservantes añadidos, sin aguas edulcoradas y sin azúcar ajeno a la propia fruta, de modo que el sabor es uno de los puntos fuertes de este tipo de zumos.

Asimismo, y gracias a su proceso de elaboración, su aporte calórico y en azúcares es inferior a otros zumos y por lo tanto preferible en múltiples contextos. Si buscas un zumo de naranja para poder acompañar en tu desayuno cada mañana, optar por otro tipo de zumo implica incrementar tu consumo de azúcar, lo que a la larga puede derivar en problemas de salud o en obesidad. En definitiva, además de ofrecer un sabor más real y más rico, también son más sanos.

Finalmente, uno de los principales beneficios del zumo NFC es que conservan mejor las propiedades de la fruta, por lo que tomar un zumo de naranja NFC se asemeja más a tomar un zumo de naranja recién exprimido no solo por el sabor sino porque consumes sus propiedades de forma casi intacta, en tanto que los procesos a los que someten la fruta en otro tipo de zumos no garantizan que sus propiedades, o no todas, al menos, se conserven.