¿Algo falla entre los empleados de tu empresa?, ¿has pensado en sus verdaderas necesidades? A veces nos encontramos con equipos de trabajo que no están dando todo lo que realmente pueden o se sienten desmotivados en el ámbito laboral, un mal que afecta a su productividad y que puede ser fatal para cualquier compañía.

Hoy más que nunca, los trabajadores buscan una satisfacción personal en el ámbito de ejercicio profesional y no solo un espacio en el que rendir para sumar ceros en sus cuentas bancarias a final de mes. Por lo tanto, es posible que los clásicos incentivos económicos, pagas extra o subidas salariales no hagan demasiado efecto en ellos.

Si estás falto de ideas, ¡no te preocupes! Hemos recopilado algunos buenos incentivos diferentes y originales que pueden aumentar el grado de satisfacción de tus empleados, que mejorarán sus condiciones de trabajo y ayudarán a recuperar su motivación. 

Formación continua para los empleados

La formación está muy valorada en la actualidad, pues hace que los perfiles profesionales sean mucho más completos y permiten la especialización en campos de interés. Además, los avances tecnológicos van mucho más rápido y es fácil quedarse obsoleto si uno no pone de su parte y practica la formación continua.

Hacerlo por cuenta propia puede ser complicado cuando se tiene un puesto de trabajo que atender, además, requiere de una inversión tanto de tiempo como de dinero. Si la empresa brinda este servicio a sus empleados o lo usa como incentivo en determinados momentos, los resultados pueden ser magníficos. Con ello se obtienen trabajadores más contentos, que recuperan el interés y que están más cualificados para cubrir puestos de responsabilidad en la propia empresa: todos salen ganando.

Experiencias de team building

¿Has oído hablar del team building? Es una de las experiencias más efectivas para fortalecer a los equipos de trabajo, crear sinergias entre ellos o potenciar el liderazgo. Lo mejor es que se hace en formatos muy divertidos fuera del ámbito laboral, como los juegos de roles, los concursos o las carreras de obstáculos.

Es un incentivo de lo más potente para los empleados, que suelen acudir entusiasmados a la actividad, y a la vez consigue sacar todo su potencial a relucir. La buena noticia es que hay empresas muy creativas que son expertas en esto, como viviendodelcuento.net que crea la actividad a la medida de tus necesidades para que no tengas que preocuparte por nada.

Flexibilidad horaria y conciliación

Gracias al boom del teletrabajo y las nuevas tecnologías que ayudan a la comunicación en las empresas, no hay excusa para descartar la flexibilidad horaria de los empleados y las medidas de conciliación para ellos. Hay perfiles de trabajadores que valoran más el tiempo con la familia o los días que pueden aprovechar haciendo sus funciones en remoto que las subidas salariales.

Para ellos, usar estos beneficios como incentivo puede suponer un cambio sustancial. Ganan en calidad de vida, se sienten más conectados con la empresa y reducen las probabilidades de cambiar de empleo e irse con la competencia. Lo ideal es tener un poco de psicología y saber apreciar cuáles son los empleados que prefieren ciertas facilidades en este sentido y cuáles, por su situación, se sienten más satisfechos con un incentivo económico.

Incentivos de tiempo

El tiempo en oro en los negocios, pero también en la vida personal. Hay momentos en los que los proyectos exigen mucho por parte de los empleados, se ven obligados a hacer horas extra o a mantenerse en plena concentración durante una gran cantidad de horas seguidas.

Después de este esfuerzo es normal que los responsables ofrezcan incentivos de productividad para agradecer todo ese trabajo realizado con esmero. No obstante, una de las mejores ideas es que se hagan en forma de tiempo, con unos días libres o adelantando parte de las vacaciones. A veces se agradece mucho más que la cuestión económica, ya que los trabajadores desean descansar en ese momento o desconectar un poco de la oficina.

Gamificación y salario emocional

Hay un concepto cada vez más extendido que se denomina como el salario emocional. Se trata, en realidad, de agradecer los esfuerzos de los empleados y de recompensar el trabajo bien hecho reconociendo los logros. Es una dinámica que se puede integrar de muchas formas con recompensas que tienen un factor más mental y social que financiero.

Algunas empresas lo instauran a modo de gamificación, es decir, con determinados premios según los logros de los trabajadores. Este planteamiento se hace muy interesante, ya que competirán de una forma sana y divertida por obtener determinados hitos y recibir sus pequeñas recompensas o bien ponerse en el top del trabajador de la semana.

Servicios a disposición de los empleados

Las grandes empresas tecnológicas o bien aquellas que son más modernas y tienen pocos años de vida suelen emplear este sistema de incentivos: los servicios. Son como un pago en especias destinado a que los empleados se sientan a busto en la compañía y cuenten con determinados beneficios.

Hay muchas formas de hacerlo, pues algunos negocios apuestan por bonos para el gimnasio, sesiones de fisioterapia o porciones de fruta fresca gratis en la oficina. Son caprichos que se pueden dar los trabajadores o necesidades que tienen la posibilidad de cubrir solo por ser empleados de la misma.

¿Cómo motivar a los empleados?

Los incentivos originales y que se salen del clásico recurso son muy valiosos a la hora de motivar a los empleados, pues hacen del trabajo una experiencia más gratificante. Además de esto, hay otras cosas que se pueden hacer en las empresas para mejorar el clima y hacer que los equipos estén más motivados. Estas son algunas pautas efectivas:

  • Mejorar las vías de comunicación y hacer que los trabajadores puedan mejorar su entendimiento entre ellos o con la empresa.
  • Fomentar políticas de transparencia de forma que evidencie la fiabilidad del negocio.
  • Escuchar sus necesidades para proponer soluciones creativas o para dar incentivos que realmente valoren de forma particular.
  • Respetar a todos los miembros del equipo y potenciar una convivencia agradable en el entorno de trabajo.