Físicas, matemáticas, biólogas, neurólogas, astrónomas… las mujeres han estado presentes en todas las ramas de la ciencia. Muchos de sus descubrimientos y aportaciones supusieron una auténtica revolución, marcando un antes y un después en sus respectivos campos.

Os traemos las mujeres científicas más relevantes de la historia.

Las 7 mujeres científicas más importantes de la historia

Nuestra lista comienza con la primera mujer científica de la que tenemos testimonio histórico. Arrancamos con Hipatia de Alejandría para trazar un viaje a través del tiempo, cuyo hilo conductor serán las mentes femeninas que descubrieron algunos de los más asombrosos e importantes hallazgos de la historia de la ciencia.

Hipatia de Alejandría

Empezamos con una de las primeras científicas de la que tenemos constancia histórica. Hipatia de Alejandría fue una maestra muy reconocida de la escuela neoplatónica, cuyas principales aportaciones al mundo de la ciencia fueron en el campo de las matemáticas y de la astronomía.

Es la autora del Comentario de la Aritmética, de Diofanto, uno de sus matemáticos predilectos. A través de esta obra impulsó el conocimiento del álgebra, gracias a la creación de unos signos matemáticos que simplificaban y agilizaban los cálculos y las operaciones a realizar.

Hipatia también llevó a cabo un análisis matemático de los movimientos de los astros descritos por Ptolomeo. La Astronomía, junto con la Filosofía, fue otra de sus gran des pasiones. En este ámbito, impulsó la doctrina del Heliocentrismo, desplazando la Tierra del centro del universo.

Augusta Ada King, condesa de Lovelace

Una de las grandes desconocidas pero que aportó grandes avances y descubrimientos a la comunidad científica.

Ada Lovelace es considerada la primera programadora de la historia. Ejemplo de mujer visionaria y adelantada a su época, desarrolló el primer algoritmo con capacidad para ser procesado por la máquina analítica de Charles Babbage, uno de los pilares fundamentales de la computación. Ada Lovelace desarrolló varios conceptos, siendo el más célebre el que se refiere al funcionamiento de lo que hoy conocemos como algoritmo informático.

Además, estamos ante la primera persona que escribió un programa para ordenadores programable. Consideraba que la máquina podría programarse y desprogramarse para que ejecutara diversas funciones. Una auténtica revolución para la época.

Marie Curie

La célebre química y física polaca Marie Curie, es célebre por ser la primera mujer en recibir el Premio Nobel, así como ser la primera catedrática del a Universidad de la Sorbona de Paris. De su Polonia natal, marchó a la capital francesa a estudiar.

En el año 1893, Marie Curie se licenció en Física por la Universidad e Paris, siendo la primera de su promoción. Un año más tarde conoció al que sería su compañero en la ciencia y en la vida, el también científico Pierre Curie.

Su tesis doctoral versó sobre las sustancias radioactivas. Marie y Pierre trabajaron codo con codo hasta dar con el descubrimiento del radio y el polonio, ambos con una radioactividad mayor que el uranio.

En el año 1903 consiguió tanto su doctorado como el Premio Nobel de Física.

Lisa Meitner

Destacada física austríaca, fue la descubridora de la fisión nuclear. Determinó que un neutrón podía partir en dos el núcleo de un átomo, lo que causó furor entre los físicos.

La ascensión de los nazis forzó la huida de Lisa, de ascendencia judía, a Suecia. Desde la distancia, y mediante la correspondencia que mantenía con su compañero de laboratorio, Otto Hahn, consiguió establecer sus reveladoras conclusiones. Poco después, su compañero Hahn publicó los resultados y obtuvo el Premio Nobel en 1944 por los descubrimientos. 

Lisa Meitner, una de las físicas nucleares más prestigiosas de su época, cuenta con un elemento de la tabla periódica que lleva su nombre: el meitnerio, el elemento radiactivo de número atómico 109. Un homenaje que quiso enmendar uno de los mayores errores históricos cometidos por los Premio Nobel, como fue el no otorgarle a ella también el ansiado galardón y reconocimiento.

Barbara McClintok

Barbara McClintock centró sus estudios en los cromosomas, convirtiéndose en una de las más reconocidas citogenetistas de la historia.

Sus primeros estudios de genética comenzaron en los años 20 y le condujeron paulatinamente al descubrimiento de los elementos móviles de la masa genética. Estos le permitieron afirmar que son los genes los que determinan las características físicas. Tal hallazgo supuso una auténtica revolución y le valió el Premio Nobel de Fisiología en 1983.

A día de hoy, sigue siendo la única mujer que ha recibido un premio en esta categoría. Sus estudios supusieron una enorme contribución al estudio de la estructura y función celular. Su teoría sobre los “genes saltarines”, los cuales explican la transformación de células normales en cancerosas, no fue ampliamente aceptada hasta después de su fallecimiento en 1992.

Rosalind Franklin

Nacida en Londres, Rosalind Franklin obtuvo su graduado en Química y Física en 1941. Un año después, y en el marco de la Segunda Guerra Mundial, Rosalind centró sus estudios en los usos del carbón, favoreciendo ciertos procesos dentro del contexto bélico.

En París, se convirtió en una experta en la difracción de Rayos X, técnica que aplicaría en el estudio del ADN. Consiguió fotografías de la estructura del ADN con una nitidez nunca vista hasta entonces, gracias a las mejoras que introdujo en el aparato. La famosa foto 51 que tomó Rosalind, permitió clasificar la estructura de doble hélice del ADN, vital para la comprensión de la vida.

Pese a ello, los méritos fueron para Franklin y su colega Wilkins pues, partiendo de las fotos tomadas por Rosalind y las conclusiones a las que ella llegó, establecieron un modelo de ADN que les valió para obtener el Premio Nobel en el año 1953.

Jane Goodwall

La famosa primatóloga inglesa, Jane Goodwall, fue la primera en demostrar que los chimpancés tienen emociones y sensaciones.

Comenzó sus investigaciones en los años 60 en Kenia, donde se le propuso un proyecto de investigación sobre los chimpancés salvajes. Durante 35 años de estudio y trabajo en Tanganika, observando a los chimpancés en su hábitat natural, las conclusiones a las que llegó Goodall tuvieron un impacto mundial.

Meses después de su llegada a Tanganika, determinó que los chimpancés eran capaces de utilizar herramientas primitivas como tallos u hojas. Más sorprendente fue cuando descubrió que los chimpancés no solo las usaban, sino que también eran capaces de fabricarlas. También estableció que cada chimpancé tenía su personalidad y su propio temperamento.

Además de su labor científica e investigadora, Goodwall se ha convertido en la voz de los chimpancés.

Las 3 mujeres científicas actuales más famosas y relevantes

Tras conocer a mujeres científicas influyentes de la historia, avanzamos en el tiempo para centrarnos en 3 mujeres que se encuentran, en la actualidad, entre las más relevantes de la ciencia en diferentes campos.

Dona Strickland

Física canadiense y ganadora del Premio Nobel de Física en el año 2018, Dona Strickland dedicó sus estudios a los láseres. Con su doctorado, se especializó en el campo de la óptica. Los tipos de láseres desarrollados por ella tienen multitud de aplicaciones médicas y, más concretamente, en la investigación óptica.

Se trata de la tercera mujer en ganar el Premio Nobel en Física, un campo dominado por los hombres puesto que, tan solo el 1,5% de los Premios Nobel, han sido otorgados a mujeres a lo largo de la historia.

Sus estudios y conclusiones, junto a sus compañeros de tesis, han revolucionado los estudios sobre rayos láser.

May-Brit Moser

Neurofísica y psicóloga nacida en Noruega, Mary-Brit Moser es considerada la descubridora del GPS del cerebro.

Hacia el año 2005, Moser descubrió que, muy cerca de la región cerebral del hipocampo, existen un tipo de células que permiten establecer la posición de un organismo en el espacio. El cerebro es capaz de crear un mapa espacial que nos permita navegar a través del entorno, de forma que podamos movernos cómodamente por él.

Estos asombrosos resultados son fruto de sus estudios con ratas, a partir de cuyos cerebros pudo determinar que estas células de localización se activaban cuando se encontraban en un punto de la habitación mientras que otras células se activaban al localizarse en otro punto distinto.  Las células cooperan entre sí para ayudar al cerebro a determinar dónde se encuentra de manera precisa.

En el año 2014 recibió el Premio Nobel de Medicina, compartido con su marido Edvard Moser, por tal hallazgo.

Frances Arnold

Premio Nobel de Química 2018, Frances Arnold se hizo con tal galardón gracias al uso de la evolución dirigida para diseñar enzimas que realizan funciones novedosas y/o funcionan de una manera más eficaz que las enzimas naturales.

Arnold es toda una pionera en el uso de la evolución dirigida, la cual tiene amplias implicaciones puesto que se puede utilizar para diseñar proteínas con el fin de producir combustibles renovables y compuestos farmacéuticos, generando un menor impacto al medio ambiente.

Las 3 mujeres científicas españolas más importantes

Poniendo el foco en nuestro país, son muchas las científicas que ocupan un puesto relevante en el mundo de la ciencia. De entre ellas, os mencionamos las siguientes:

Alicia Calderón

Nacida en Cantabria, Alicia Calderón es física de partículas y formó parte del equipo que descubrió una partícula cuya existencia, propuesta en los años 60, no fue aprobada hasta la llegada de ella y su equipo.

Esta partícula es conocida como el Bosón de Higgs y se estima que tiene un papel fundamental en el mecanismo por el que se origina la masa de las partículas elementales. Alicia es la responsable de la validación y certificación de los muones detectados por el experimento CMS. Actualmente, trabaja en la búsqueda de la materia oscura que pueda producirse en el LHC (Gran Colisionador de Hadrones), el mayor acelerador de partículas del mundo.

Elena García Amada

Ingeniera Industrial, doctorada en Robótica, actualmente dirige el Centro de Automática y Robótica del CSIC.

De sus trabajos iniciales de diseño de robots para espacios industriales pasó a desarrollar exoesqueletos biónicos para ayudar a aquellos niños y niñas que padezcan de tetraplejía. El exoesqueleto les permitiría poder realizar movimientos, ya que se adapta a las piernas y el tronco, donde incorpora sensores y articulaciones inteligentes que interpretan los movimientos.

Margaritas Salas

Esta bioquímica española, discípula de Severo Ochoa, es considerada una de las grandes impulsoras de la investigación española en el campo de la bioquímica y de la biología molecular. Junto a su marido Eladio Viñuela, inició el desarrollo de la biología molecular en España. Su estudio sobre el virus bacteriano Phi29, permitió conocer cómo funciona el ADN.

Tras ser discípula de Severo Ochoa y disfrutar de su estancia en Nueva York, regresó a España para continuar desarrollando sus investigaciones. Entre sus principales contribuciones se encuentra la determinación de la direccionalidad de la información genética, así como el descubrimiento y caracterización de una de las proteínas más importantes que existen, la ADN polimerasa del fago Phi29.

Esta proteína es la que actualmente se emplea en todo el mundo para la amplificación de ADN en laboratorios de genética, energía forense y policía científica. La proteína se patentó y ha resultado en una de las patentes más rentables de la historia de la ciencia española.