El ser humano ha desarrollado grandes obras de ingeniería a fin de dominar los elementos naturales a su favor. Este es el caso de las presas, construidas para aprovechar y contener la fuerza contenida del agua en distintas regiones.

Con las presas se restringe o detiene el movimiento de las aguas superficiales, las cuales se almacenan en grandes embalses. Así, se evitan inundaciones y se puede aprovechar para sistemas de riego, navegación, consumo humano o generación de energía.

En cuanto a su tamaño, se pueden clasificar en cuanto a su altura, el volumen de la infraestructura o por su capacidad de almacenamiento. Aquí te presentamos las presas más grandes del mundo, en cuanto al volumen de agua que retienen en sus embalses o lagos artificiales.

Presa W.A.C. Bennet (Canadá)

Ubicada en la Columbia Británica, esta presa inició su construcción en 1963 y se concluyó en 1968, como un gran proyecto hidroeléctrico para la región. Es considerada la presa de relleno más alta del mundo, con una altura total de 186 metros.

Esta presa recibe agua de 3 ríos, siendo el Peace el principal, los cuales terminan formando el lago artificial Williston, el tercero más grande de su tipo en Norteamérica. La zona de almacenamiento tiene una superficie de 1.761 km², con capacidad para reservar unos 74.000 millones de metros cúbicos de agua.

Para construir la presa W.A.C. Bennet, se inundaron más de 140 hectáreas de bosques naturales y se desplazó a miembros de una comunidad indígena que habitaba la zona.

La presa está hecha con materiales sueltos y la central generadora es subterránea. El largo de esta construcción es de unos 2 kilómetros. Se construyó usando como base una morrena que se depositó en el último período glacial y se ubica aproximadamente a 7 km del valle del río Peace.

Surte a una central hidroeléctrica, con una potencia máxima de  2.730 MW y genera 13,3 TWh al año. Es capaz de cubrir un 35% de las demandas de energía en la región de la Columbia Británica y es administrada por la BC Hydro, una compañía provincial.

Presa de Asuán (Egipto)

Como una solución a las graves inundaciones que ocurrían periódicamente en el bajo Nilo, el gobierno de Egipto se planteó hacer esta megaconstrucción. Se inició en 1959 y fue finalizada en 1970, en un trabajo conjunto entre el gobierno egipcio y el ruso.

Esta es llamada Alta Presa de Asuán, en contraposición a la Baja Presa, construidas a inicios del siglo XX, la cual presentaba graves problemas de diseño. La nueva presa, también funciona por gravedad, con una altura de 111 metros y 980 metros de ancho en la base.

El famoso templo de Abu Simbel, debió ser trasladado desde su sitio original por la construcción de la presa de Asuán.

Cuando se encuentra a máxima capacidad, es capaz de aliviar unos 11.000 m³/s, con una zona de almacenamiento que tiene una superficie de 6.000 km². Este es el lago Nasser, capaz de almacenar hasta 165 km³ de agua.

La central hidroeléctrica tiene una potencia instalada de 2.100 MW y es capaz de generar aproximadamente  10.000 GWh al año. Ha tenido un impacto positivo en el desarrollo económico del país, al permitir manejar las inundaciones del Nilo, su capacidad de almacenamiento y en la producción de energía.

No obstante, también ha generado un fuerte impacto tanto natural, como social, debido a la destrucción de vegetación natural y monumentos históricos. Además, la presa fue construida en la zona de la Baja Nubia, llevando al desplazamiento de más de 100.000 nubios que habitaban el lugar.

Presa del Gurí (Venezuela)

Ubicado al sur de Venezuela, la presa fue diseñada para aprovechar los grandes recursos hídricos de la zona. Su construcción se inició en 1963 y fue inaugurada en 1978, siendo propiedad de la empresa estatal CVG, recibiendo el agua del complejo Caroní-Paragua.

Es una presa de terraplén de hormigón, por gravedad, con una altura de 162 metros, formando el Embalse del Gurí. Este forma el segundo cuerpo de agua dulce más grande del país y el mayor de tipo artificial, con una superficie de 4.250 km² y almacenamiento de 135.000 millones de m³.

Cuando las operaciones de la Central Hidroeléctrica del Gurí fallan, afectan el suministro eléctrico de casi todo el territorio venezolano.

La central hidroeléctrica es la segunda más grande del mundo, con una capacidad máxima instalada de 10.235 MW. Es capaz de generar anualmente 47.000 GWh, produciendo más del 50% de la energía eléctrica de Venezuela.

El agua del Embalse del Gurí es usada para surtir a distintas ciudades del estado Bolívar, usándose de forma marginal para el riego. Fue financiada en gran parte por el Banco Mundial y es una de las obras de infraestructura de mayor importancia en este país.

Presa Daniel Johnson (Canadá)

Se ubica en el norte de la provincia de Quebec, aprovechando el caudal del río Manicouagan, que inició su construcción en 1959. En un principio, la intención era construir una serie de 5 presas en distintos puntos del río, siendo esta la Manic-5, pero la 4 no pudo ser desarrollada por problemas de diseño.

La presa Johnson tiene un diseño de contrafuertes de hormigón con varios arcos, el cual fue considerado el más económico y eficiente para la época. Con una altura de 214 metros, el ancho es de 1,3 kilómetros, con un volumen de 2.200 millones de m³.

El caricaturista Hergé, autor de la célebre historieta Tintin, lo representa junto a su perro Snowy en la presa Johnson.

Forma el embalse de  Manicouagan, con una superficie de 1.950 km² y capacidad de almacenamiento de 142 km³. Para su construcción, fue necesario desviar el río, por lo que se construyeron dos grandes túneles a través del granito macizo en un desfiladero.

La presa es propiedad de Hidro-Quebéc, surtiendo a dos centrales hidroeléctricas, la Manic-5, con 8 turbinas y una potencia instalada de 1.596 MW. Por su parte, la Manic-5 PA, tiene 4 turbinas y produce un máximo de 1.064 MW.

Presa Akosombo (Ghana)

En el sureste de Ghana, sobre el caudaloso río Volta, se encuentra esta gran presa, concebida para brindar electricidad a la industria del aluminio. Se construyó entre 1961 a 1965, con un costo total de 130 millones de libras esterlinas.

Es una presa de terraplén relleno de roca, con una altura de 114 metros y una longitud total de 660 metros, con aliviaderos controlados por una puerta doble. Estos tienen capacidad de liberar hasta 34.000 m³/s y tiene un volumen total de 7.900 millones de m³.

En el lago Volta proliferan malezas acuáticas, las cuales son criaderos de vectores de enfermedades como malaria y bilharzia.

Forma el lago Volta, considerado el lago artificial más grande del mundo por su superficie y el tercero por volumen. Tiene una superficie total de 8.502 km², que corresponde al 3,6% del territorio de Ghana y capacidad de almacenamiento de 148 km³.

Surte a una central hidroeléctrica con 6 turbinas, capaces de generar 1.038 MW a máxima potencia, la mayoría distribuida a la empresa de aluminio Valco. El otro 20% se distribuye para atender un 70% de la demanda nacional, así como para importar a los países vecinos, principalmente Togo y Bení.

Presa Bratsk (Rusia)

Se encuentra en Irkutsk, al sureste de Siberia, sobre la cuenca del río Ankara, con un período de construcción desde 1954 a 1957. Es usada para surtir a la central hidroeléctrica del mismo nombre, siendo de gravedad.

Fue construida con un muro de hormigón de 924 metros de largo, alcanzando una altura de 124,5 metros. En la parte superior la recorre una vía férrea y no cuenta con canales de navegación, debido a que el río Ankara no tiene rutas para barcos.

La novela de Valentín Rasputín, “Adiós a Matyora”, se inspira en el sufrimiento de los campesinos que perdieron sus tierras por la presa de Bratsk.

El embalse de Bratsk tiene una superficie de 5.470 km² y puede almacenar hasta 169,27 km³ de agua. La sala de turbinas de su planta eléctrica tiene 18 unidades, cada una con potencia de 250 MW.

La capacidad total instalada de la central es de 4.515 MW, lo cual genera un total de 22,6 TWh al año.  Con esta se alimenta a cientos de industrias a su alrededor, aunque el 80% de la producción es usada por la planta de aluminio de la región de Bratsk.

Presa Kariba (Zimbabue)

Esta gran obra de ingeniería se encuentra ubicada en la cuenca del río Zambeze, compartido por Zambia y Zimbabue, sobre la garganta natural del río Kariba. Se construyó desde 1955 a 1959, con un coste total de 480 millones de dólares, bajo el mandato del imperio británico.

Es una presa de arcos de hormigón de doble curvatura, que tiene una longitud total de 579 metros y alcanza una altura de 128 metros. Forma el lago Kariba, el cual ocupa 5.400 km² y tiene capacidad de almacenamiento de 180 km³.

La presa de Kariba causó el desplazamiento de más de 50.000 pobladores del pueblo Tonga, que vivían a orillas del río Zambeze.

La presa surte a dos centrales hidroeléctricas, una ubicada en Zambia y otra en Zimbabue, la primera cuenta con 4 turbinas y una potencia de 960 MW. Al sur, la central de Zimbabue cuenta con 6 turbinas, para una potencia máxima de 1050 MW.

Entre ambas centrales, se generan anualmente 6.400 GWh, siendo de gran importancia en la industria del aluminio. Esta represa ha afectado la escorrentía hacia el río Zambeze, afectando la ecología del área, así como la dinámica de las poblaciones humanas.