Las matemáticas: queridas por muchos y odiadas por otros tantos, siempre han generado las más acaloradas disputas.

Nos hayan dado más o menos problemas a lo largo de nuestra etapa escolar y académica, lo cierto es que las matemáticas se encuentran en la base de todo lo que conocemos: los edificios que nos rodean, el arte que vemos en las paredes de los museos y las tecnologías que nos acompañan en nuestras tareas más cotidianas.

Así lo demostraron los más célebres matemáticos y matemáticas de la historia. Hombres y mujeres cuyas aportaciones fueron fundamentales para el desarrollo del mundo que conocemos ahora.

Los 5 matemáticos más famosos de la historia

Pitágoras de Samos

Considerado el primer matemático puro, Pitágoras de Samos fue una figura clave en el desarrollo de las matemáticas. Vivió hacia el siglo VI a.C. y, además de matemático, fue un reputado filósofo y astrónomo.

Entre sus grandes aportaciones a las matemáticas cabe destacar las tablas de multiplicar, el descubrimiento de los llamados números racionales o el famoso teorema que lleva su nombre. El teorema de Pitágoras fue fundamental para la invención de la geometría analítica, para el cálculo de las distancias, la navegación, la realización de planos… es una de las relaciones matemáticas más importantes dentro de la Aritmética, el Álgebra y la Geometría.

Hipatia de Alejandría

Considerada la primera mujer matemática de la historia, Hipatia de Alejandría fue una figura muy destacada, no solo en las matemáticas si no, también, en la astronomía y en la filosofía.

El trabajo de Hipatia en el área de las matemáticas contribuyó al desarrollo de la geometría y el álgebra. A Hipatia debemos el Comentario de la Aritmética de Diofanto, uno de sus matemáticos favoritos. Gracias a su comentario, el álgebra recibió un importante impulso debido a la creación de los signos matemáticos que simplificaban y agilizaban las operaciones y los cálculos.

Además, también estudió el movimiento de los astros desde una perspectiva matemática.

René Descartes

Descartes fue uno de los matemáticos, científicos y filósofos más importantes del siglo XVII. Considerado el padre de la filosofía moderna, así como de la geometría analítica y el mecanicismo en la física.

La geometría analítica es la disciplina que se define como el punto de encuentro entre el álgebra y la geometría. Su famoso tratado, El Discurso del Método, relacionó por primera vez las nociones de álgebra con los objetos geométricos. Así, nace la geometría analítica o cartesiana, en su honor.

El uso de las letras en matemáticas como variables fue otra de las aportaciones de Descartes, así como la creación del método de exponentes para representar las potencias y la Ley Cartesiana de los signos.

Emmy Noether

Considerada por Einstein “el genio matemático creativo más importante desde que comenzó la educación superior de las mujeres”, Emmy Noether es considerada la madre del álgebra abstracto.

Sus aportaciones y conclusiones marcaron el camino que habría de seguir las matemáticas en su concepción contemporánea. Sus análisis en torno a los grupos de simetrías que aparecen en las teorías espacial y general de la relatividad, permitieron entender y resolver el problema en torno a la conservación de la energía en la teoría general de la relatividad.

En el campo del álgebra, Noether trasladó estructuras numéricas que se aplicaban al estudio de la factorización de números enteros a otros objetos matemáticos menos concretos, vinculados con el estudio de curvas superficies y variedades en general. Ello permitió la aritmetización de la geometría y la topología.

Leonardo de Pisa

Una de las sucesiones numéricas más famosas de la historia lleva el nombre de este matemático italiano del siglo XIII: la sucesión de Fibonacci constituye, en sí misma, una sucesión matemática infinita. Está integrada por una sucesión de números naturales que se suman de a 2, a partir de 0 y 1. Básicamente, la sucesión de Fibonacci se realiza sumando siempre los últimos 2 números.  

Lo importante de la sucesión de Fibonacci es que se encuentra en todas las cosas del universo y es aplicable tanto a las semillas de las flores como a galaxias enteras. Es por ello que también se conoce como “el código secreto de la naturaleza” o la “secuencia divina” puesto que aparece una y otra vez en estructuras naturales.

Los 3 matemáticos más famosos del siglo XX

David Hilbert

Matemático de origen alemán, sus estudios y trabajos se centraron fundamentalmente en la teoría de los invariantes algebraicos, la teoría de los números algebraico, los fundamentos de las matemáticas y la lógica de las matemáticas.

Destacó por sus grandes aportaciones a la configuración de los métodos axiomáticos actuales, sus resultados en el campo del álgebra, teoría de los números, geometría y teoría de las funciones.

Además de ser considerado el mejor matemático del siglo XX, Hilbert era un hombre progresista que luchó por la integración de la mujer. En ese sentido, intentó que, la antes citada, Emmy Noether fuese mencionada profesora adjunta. Sin embargo, se encontró con una fuerte oposición y el rechazo de sus colegas de profesión.

Andrei Nikoláyevich Kolmogórov

Matemático ruso cuyas aportaciones constituyen la base de la teoría de probabilidades. Kolmogórov destacó en una amplia variedad de disciplinas. Una mente brillante que marcó hitos en los campos de la biología, las ciencias físicas, la oceanología, la geología, la mineralogía, la balística y la lingüística.

Escribió en torno a 500 trabajos científicos, entre los que se incluyen de divulgación científica. Contribuyó de manera notable al desarrollo de la educación matemática en la URSS. Sus descubrimientos a la edad de 19 años, traspasaron fronteras, otorgándole fama mundial.

Sus aportaciones abarcaban 21 ramas de las matemáticas y entre sus teorías cabe destacar: la teoría de los procesos estocásticos, la teoría de la probabilidad o la teoría de la turbulencia de la mecánica celeste.

Kurt Gödel

Conocido como el matemático de las paradojas, este matemático revolucionó los fundamentos de las matemáticas con sus teoremas de la incompletitud. Estos teoremas inspiraron además otras disciplinas como la teoría de juegos o la Máquina de Turing.

Los teoremas de la incompletitud establecen que existen limitaciones acerca de la posibilidad de demostrar algo mediante un razonamiento matemático. Esto es, que no puede existir una teoría matemática del todo, frustrando, así, el sueño de tantos y tantos matemáticos que habían intentado establecer los fundamentos de su disciplina, los cuales habían de ser coherentes y completos.

¿Cuáles son los matemáticos árabes más famosos?

Algunos de los términos utilizados en las disciplinas de álgebra y aritmética, han sido aportados por los árabes. De hecho, la propia palabra álgebra procede del título de un libro de un matemático árabe: Al-JwDrizim.

Al-JwDrizim

También conocido como Al-Juarismo o padre del álgebra, fue un matemático, astrónomo y geógrafo de origen persa. Vivió hacia finales de siglo VIII y mediados del siglo IX.

Sus libros y tratados fueron fundamentales para enseñar el álgebra y supusieron la introducción del número 0 en el mundo árabe para, posteriormente, extender su uso a Europa. De su nombre, se deriva la palabra algoritmo, mientras que de una de sus obras se desprende la palabra álgebra.

Ibn Qurra

Considerado el mejor geómetra del mundo, sus estudios se centraron en trigonometría esférica, pruebas sobre el Teorema de Pitágoras, medidas de parábolas y parabolides, así como los llamados números “amigos”.

Su contribución a la medida de las parábolas supone, para algunos, el nexo entre Arquímedes y matemáticos europeos muy posteriores, como Kepler y Wallis.

Integró las disciplinas del álgebra y la geometría, unificándolas y trazando el camino del álgebra moderna.

Omar Khayyam

Nace en el siglo XI en la actual lrán. Fue un distinguido poeta, astrónomo, filósofo y matemático. En 1074 escribió su gran obra sobre álgebra, en la que clasificó las ecuaciones según su grado y establecía unas reglas para resolver ecuaciones cuadráticas, muy similares a las que utilizamos a día de hoy.

También, estableció un método geométrico para resolver ecuaciones cúbicas con raíces. Además, escribió acerca de la disposición en triángulo de los coeficientes del binomio, conocida como triángulo Pascal.